viernes, julio 20, 2007

媽媽, 我不要念書了

Resulta bastante estresante ser un estudiante en TW. Desde que se es niño inicia una feroz competencia para lograr la perfección en la mayor cantidad de áreas posibles.

Las escuelas y colegios tienen un horario de 8 am hasta 3 ó 4 pm, pero después de esto, por el afán de competir con otras escuelas, les ofrecen cursos extras hasta pasadas las 9 pm.

No es para nada fuera de este mundo encontrarse escolares o colegiales a las 10 pm regresando para sus casas, esto es normal; y por supuesto que a los padres de familia prefieren que sus muchachos estén en sus centros de estudio en lugar de estar en la casa observando la televisión.

A parte de todo esto, tienen que llegan a la casa para realizar sus tareas para el día siguiente. Inclusive en vacaciones tienen que hacer "montañas" de tarea para ser entregados al comienzo de lecciones. No hay descanzo.

Para entrar a la Universidad los exámenes de admisión son bastante difíciles, dada la gran cantidad de aspirantes, por eso las escuelas y colegios se esfuerzan en ser las mejores, porque si logran que la mayoría de sus estudiantes ingresen ellas mismas ganan prestigio.

Cuando se está en la Universidad el panorama no cambia mucho, los estudiantes son un poco más "libres", pero aún asi no significa que sea fácil.

Creo que ahora dudaré de la veracidad de alguien en CR que diga que se siente estresado o que está muy ocupado con sus estudios.

Etiquetas:, , ,

8 comentarios:

Dave dijo...

Mae sí, a mi me consta ese "estilo de vida", y te digo que me parece una completa falta de humanidad... creo que eso incide montones en la cantidad de suicidios en chamacos allá en el lejano oriente.

Por cierto, la vida rica que se vive acá en tiquicia también es la responsable que vivamos vidas tan tranquilas hasta bien entrados en viejos, y como todo acá es una ricura no hay tantos problemas como los que uno ve en otras naciones. Acá todo nos resbala.

Esto me recuerda a unos amigos que estudian medicina aquí en tiquicia, y ellos hacen guardias de 36 horas 3 o 4 veces por semana: no solo es un desequilibrio existencial, sino que también es notoria la falta de humanidad de los descerebrados responsables de la planificación de esos horarios.

My $0.02.

Michael dijo...

Dave: El sentido de mi post era otro. Quería explicar porque esta cultura cuando llegan a grandes tienden a ser más breteadores que nosotros. Nunca quise criticar su sistema educativo.

Julio Córdoba dijo...

¿·$%%? Dave salió por el lado menos esperado!!!

Como quiero jugar de conciliador mi frase es esta: comprendo a los dos.

En mi caso particular preferiría vivir en una sociedad de excelencia como la que narras desde la distancia que esta sociedad de indecencias.

TicoExpat dijo...

Dave y Michael,

Ciertamente los dos presentan argumentos muy convincentes, pero lo importante es hallar el punto medio. Ni tan cerca que queme al santo, ni tan largo que no alumbre.

En Costa Rica hay que tomar la educacion mas en serio. La cultura del pobrecitico ya no cabe en nuestra economia.

Por otro lado, como se les ocurre eso de jornada alterna?! Escuelas unidocentes?! Los recursos se esfuman en corrupcion.

En CR los chiquitos pasan hambre. Aca se organizan para comprar los vegetales y frutas localmenmte en las areas mas pobres. Se benefician los agricultores y lso chiquitos tienen algo en la pancita.

Piensen en esto: los papas aqui en Taiwan trabajan minimo 10 a 12 horas al dia. Es mejor que el ninno este en la escuela haciendo algo provechoso y no este solo.

Piense en lso ninnos y adolescentes de CR. Se devuelven de medio dia de clases a la casa a que? A descansar de que? A hacer de perro y ciudar los chunches? Y quien los ciuda a ellos, quien les da de comer? Este sistema servia talvez con als familias extendidas de antes, pero con los dos papas trabajando, sin tios, y abulas trabajando, quien vela por los hijos?

Dave dijo...

jajaja maes no se me pongan a pelear por haber escrito una opinión :)

Yo entendí el post pero no dejo de pensar que la vida requiere de un equilibrio -que sigo pensando que ni este lado ni aquél lo tiene todavía-. Entiéndase que tampoco estoy defendiendo el "easy living", pues creo necesario un "correcto esfuerzo" para todo.

La verdad es que a veces uno quiere vivir en un mundo de fantasía, y por más que hable solo las acciones concretas hacen la diferencia.

¿Qué acciones estamos haciendo nosotros para mejorar lo que no nos gusta? Solo espero que todo lo que se habla aquí no se quede en retórica.

Michael dijo...

Dave, gracias por su comentario. Puede dejar comentarios cuando quiera, en este blog no permitiré que las opiniones de nadie sean objeto de intimidación

jaguar del Platanar dijo...

Diay sí, estudiar es una herramienta imprescindible si se quiere progresar.
El gobierno debería cumplir eso del 8% del PIB en educación. Habría que ver de cuánto es en Taiwán.

Lo digo por las escuelas rurales acá en San Carlos. Compañeros, hay escuelas que no tienen ni agua potable, ni libros, ni electricidad. En esas condiciones es mejor estar en casa aprendiendo a punta de libros. Sé de niños que deben caminar 1 o 2 horas en barriales dignos de pista de autocross. No lo digo para refutar lo que Michael expone, sino para ver las diferencias. Obviamente sería genial en Tiquicia que los niños salieran tipo 4 o 5pm pero que estén desde la mañana.
Pura vida.

Daniel dijo...

Se ha mencionado aquí la "Cultura del Pobrecitico"... ¿qué cosa es?

El término proviene del Dr. Pierre Thomas Claudet (q.d.D.g) de Costa Rica.

Pueden conocer más sobre la "Cultura del Pobrecitico" en su primera entrega, "El Pobrecito Salado".

Una de las formas más comunes para evadir las responsabilidades y obligaciones, es la carencia crónica de disciplina. Esta ausencia de disciplina se observa por doquier, y las personas hacen gala de irresponsabilidad y desinterés frente a sus compromisos, tanto laborales como incluso personales, motivadas al igual que los niños por necesidades inmediatistas, al adolecer de una evidente incapacidad anticipatoria y proyectiva con respecto a sus actuaciones cotidianas.

A su vez, a partir de esa capacidad anticipatoria, el manejo de las relaciones interpersonales y las responsabilidades personales, sean estas familiares, ocupacionales o sociales (como el manejo del tiempo, del orden, de la disciplina, etc.), se realiza de manera a menudo muy peculiar, con lo que la dinámica se desenvuelve conforme a una característica propia derivada de lo que denomináramos “la cultura del pobrecitico”.

Como es lógico suponer, estos patrones conductuales implican invariablemente múltiples situaciones individuales y colectivas de carácter conflictivo, angustioso y castrante. Estas situaciones se traducen luego no sólo en decisiones y tomas de acciones anacrónicas y arbitrarias, que cierran el círculo vicioso en el que se encuentran atascadas la mayoría de las personas, sino que se traducen también en padecimientos orgánicos y psicológicos, progresivamente invalidantes.

En efecto, a medida de la generalización de estos esquemas conductuales, desde el imperio de la“cultura del pobrecito”, la sociedad se ve cada vez más carcomida por el virus de la mediocridad mental, por consiguiente, se ve expuesta a situaciones de estancamiento y subdesarrollo, tanto material como espiritual. Este es el mal tan lamentable que sufre Costa Rica.

Se hace imprescindible recurrir a un cambio radical de visión y de acción, antes de que este mal destruya por completo a nuestra sociedad.

Al estudiar y abordar con mayor detalle estos rasgos peculiares del ser costarricense, al analizar sus orígenes y sus consecuencias, procuramos no sólo identificarlos, sino además hacernos plenamente conscientes de ellos, para encontrar formas de corregirlos (en el plano personal y colectivo), a fin de librarnos de ellos y eliminar sus efectos negativos, tanto para una mejor interacción social como para un verdadero crecimiento y desarrollo psicológico de cada uno y de todos los ciudadanos de este país.